Labels

SUPPORT JULIAN ASSANGE

Saturday, April 2, 2016

Castellano -- RECETAS DE VIDA---FERNANDO ALVES entrevista MANUELA CRESPO





RECETAS DE VIDA---MANUELA CRESPO

Fernando Alves: Manuela Crespo es neuróloga en el “Hospital do SAMS” en Lisboa y también ejerce su actividad clínica en otros lugares de la capital, haciendo consultas de dolor crónico y de esclerosis múltiple. Pero hace mucho que se viene interesando por el arte y hace más de 10 años retomó los cursos de “Introdução à História da Arte do Século XX”  y  “História da Arte Portuguesa”,  en la  “Sociedade Nacional de Belas Artes”, donde también hizo el curso de “Desenho e de Cor”. Es autora e ilustradora de libros infantiles, de los cuales, el más reciente es  “O Imaginão”, editado por la “Editora Ambar”.

Durante todo el tiempo que duró nuestra conversación tuvimos siempre la compañía de la perra Pepa, que de vez en cuando dará señales de su presencia aunque discretamente. Pepa aún no entró en ninguna historia escrita e ilustrada por Manuela, pero ahora vamos a la historia de Manuela. Manuela Crespo sintió su vocación para lo que vendría a ser su principal ocupación, cuando aún era una niña.

Manuela Crespo: Desde que tengo uso de razón siempre dije que quería ser médica, desde chiquitica. Por lo tanto trabajé para eso y allá seguí mí camino. Pero fue en la facultad que…que percibí que me interesaba la neurología.

Incluso solamente después  de hacer mi asignatura fue que me entusiasmé por la neurología, porque tiene un amplio potencial de investigación y explora una serie de…de temas misteriosos relacionados con la mente, que me interesaron mucho, especialmente los mecanismos del lenguaje en los que trabajé muchos años en…muy cerca del laboratorio de lenguaje, no directamente, pero involucrada con muchos enfermos con perturbaciones de las funciones cognitivas  superiores, que envuelven no solo los problemas de lenguaje como  muchas otras…patologías que son muy extrañas.

Personas que…no ven, por ejemplo, el lado derecho o el lado izquierdo del mundo, solo prestan atención en los lados y personas que no reconocen rostros familiares. Todo eso son síntomas neurológicos extraños que no son conocidos del público en general y que para nosotros son muy interesantes desde el punto de vista…mental.

Fernando Alves: Ud. utilizó la palabra misterio en relación a la neurología, pero ese misterio no es incompatible con el diccionario científico?

Manuela Crespo: El misterio es siempre una cosa muy atractiva para las personas curiosas. Yo soy muy curiosa, por lo tanto, todo lo que es extraño y difícil de explicar me atrae. La neurología fue la llama…que se encendió. Fue exactamente la parte misteriosa del cerebro que aún tiene mucho por explorar y es una ciencia que me cautiva.

Fernando Alves? Y como es que fue recorriendo esos pasillos entre la investigación y la clínica?


Manuela Crespo: Yo comencé a trabajar en investigación cuando aún frecuentaba el 5º año de facultad. Tuve un buen tutor que fue el profesor José Ferro en el “Hospital de Sta. Maria”, con el cual hice mi asignación de neurología y que al final gustó de mi trabajo y me invitó a trabajar con él. Por lo tanto en 5º año de facultad empecé a trabajar en el laboratorio de lenguaje y ayudé a montar la consulta de enfermedades vasculares cerebrales en el Sta. Maria, que se inició en esa época. Desde entonces también tuve un conocimiento de la  neurología dado por uno de nuestros…talvez el mayor neurólogo del país.

Fernando Alves: Para Manuela Crespo eso fue una bendición…

Manuela Crespo: Sí, sí, increíble. Totalmente fascinante. Y aún hoy, la neurología es fascinante para mí…nunca lo dejó de ser. Yo sigo siendo una médica muy interesada en lo que hago, adoro abrir nuevos caminos…por eso de vez en cuando, tengo alguna necesidad de establecer nuevas direcciones, incluso porque la vida profesional no siempre se adapta a lo que las personas quieren hacer…y aún hoy, me encanta lo que hago. Ya no estoy en investigación, solo practico la clínica y esa fue una decisión que tomé por motivos personales y porque cambié de empleo…y…las condiciones que surgieron no permitieron que yo siguiese en la investigación. Pero fue una fase muy interesante de mi vida.

Fernando Alves: Pero regresemos a ese laboratorio de lenguaje del que habló. Que es lo que sucede en un laboratorio de lenguaje?

Manuela Crespo: El laboratorio de lenguaje evalúa enfermos que tienen perturbaciones de las funciones cognitivas superiores. No solo del lenguaje, pero también de la escritura, de la lectura, de la percepción…por lo tanto si hay algunas alteraciones de la percepción visual, por ejemplo, en que las personas dejan de reconocer los colores…o no consiguen decir el nombre de los colores, o no reconocen personas…familiares en fotos, solo las reconocen cuando ellas hablan…entonces tienen que usar otras…otros elementos distintos a la visión, para hacer el reconocimiento. Por lo tanto todo lo que sean alteraciones de las funciones cognitivas, se estudian en un laboratorio de lenguaje.

Los accidentes vasculares, muy frecuentemente, provocan perturbaciones del lenguaje y yo pienso que es por ese motivo que el laboratorio de lenguaje se dedicó básicamente al estudio de enfermos con accidentes vasculares en su fase inicial y quizá por eso haya quedado con ese nombre. Pero en el fondo lo que se estudia allá son las funciones cognitivas superiores, en general, no solo el lenguaje.

Fernando Alves: O…como dice la neuróloga Manuela Crespo, la llave de la connotación semántica, de lo que escuchamos está en una cajita especial.

Manuela Crespo: Nosotros tenemos una cajita de la semántica dentro de nuestra cabeza la cual nos permite comparar las palabras que oímos y…y es así que ellas tienen sentido. Si tenemos un accidente vascular que daña esa cajita de la semántica ya no conseguimos comprender lo que oímos.

Fernando Alves: Y que es lo que puede suceder a un enfermo que tuvo un accidente vascular cerebral?

Manuela Crespo: El enfermo puede quedar sin habla…cierto?...no ser capaz de programar las palabras, su área de programación motora del lenguaje quedar dañada, o puede no comprender el lenguaje que oye. Es como si yo estuviese hablando en chino con usted. Ud. oye pero no comprende, porque no tiene la tal cajita de la semántica dentro de la cabeza que le permite identificar aquello que está oyendo y darle un sentido.  Y también puede suceder que no haya una conexión entre esa cajita de la semántica y el área de la programación motora, por lo tanto esa conexión le permite repetir…es decir…consigue repetir una frase en chino sin saber su significado.

Esa conexión entre las dos áreas se llama repetición. Exactamente…también puede estar dañada en los enfermos con accidentes vasculares y por eso tenemos cuatro funciones que nosotros evaluamos en el área del lenguaje que son:

La designación de los objetos (que también tenemos un área específica para eso).

La fluidez del discurso que incluye desde la melodía a una serie de otras características que nos permiten decir que…por ejemplo el idioma portugués tiene un discurso propio, que las personas pueden perder apenas…esa…esa melodía que se llama métrica…o pueden no  ser capaces de hablar con fluidez normal, por ejemplo, hablar como un robot, o eventualmente también pueden perder la capacidad de comprender el lenguaje oído. Por lo tanto no cumplen órdenes, no consiguen entender nada de lo que les decimos si no usamos la mímica, mímica facial para ayudar, que es uno de los factores que ayuda a decodificar el lenguaje hablado.

Fernando Alves: Pero casi nunca es por el lenguaje que se inicia la perturbación…?

Manuela Crespo: La perturbación solo comienza en el lenguaje  en algunos casos muy raros o en los casos más raros de demencia, que se llama Afasia Primaria Progresiva. Habitualmente comienza con una falla de memoria. Pero en los accidentes vasculares el lenguaje puede ser lesionado o no. No es un síntoma fundamental. Pero si involucra el área del lenguaje que está en el hemisferio izquierdo…es un área que existe solo de un lado, por lo menos en las personas diestras, el lenguaje es frecuentemente afectado.

Fernando Alves: Pero puede suceder que no sea afectado?

Manuela Crespo: Puede suceder que no sea, sí. La persona puede sentir apenas debilidad, falta de vista, falta de sensibilidad, dependiendo del hemisferio que es afectado.

Fernando Alves: Y esa falta de atención al lado izquierdo del mundo es muy frecuente?

Manuela Crespo: Es frecuente cuando las personas tienen lesiones del hemisferio derecho. El hemisferio derecho es más responsable por la orientación…por la localización del espacio, por así decirlo, y por la atención. Por lo tanto lo que sucede a esos enfermos es que dejan de prestar atención al lado izquierdo del espacio y aun cuando nosotros los llamamos ellos voltean siempre hacia el lado derecho. No prestan atención al lado izquierdo. Y muchas veces ni siquiera reconocen…por ejemplo, si tienen al mismo tiempo,  una parálisis de los miembros izquierdos, esos enfermos tienen un peor pronóstico de recuperación, porque como no prestan atención a sus miembros, tampoco perciben que están paralizados. Eso es una negación del defecto que va asociada muchas veces…lo que agrava la situación.

Fernando Alves: La perra Pepa se va manifestar y llegará incluso a dar unas patadas en el cable del micrófono, quizá por el espanto que le causan las preguntas que tratan de saber si en el consultorio de un neurólogo  aun surgen cuadros desconocidos o si el cuadro ya está agotado.

Manuela Crespo: Ni pensar! Nunca se agota. Nosotros tenemos…todos los días tenemos desafíos…siempre. Yo me dedico a la clínica y hago clínica hospitalaria. Por consiguiente yo también tengo un recorrido distinto a la mayoría de los neurólogos, que después de una determinada fase se sub-especializan y pasan a dedicarse a una sola faceta de la neurología. Yo hice eso en mi fase inicial…de vida como neuróloga.

Por tanto tuve una sub-especialización muy intensiva, que fue en accidentes vasculares cerebrales y después, cuando me cambié para otro hospital pasé a ser una neuróloga general que, aun divide la mitad de su tiempo con enfermos en estado agudo. Por consiguiente veo muchas cosas distintas; los enfermos agudos siempre nos traen muchas sorpresas.

Fernando Alves: Y a veces esas sorpresas le quitan el sueño al neurólogo.

Manuela Crespo: Me acuerdo ahora de un hombre joven que estuvo hospitalizado allá en mi hospital hace algún tiempo. Pienso que tendría unos 31 años. Sufría de un dolor de cabeza totalmente fuera de todo lo que viene en los libros, acompañado de síntomas que cambiaban de sitio como si fuesen una cosa de ansiedad…pero que después de hacer los exámenes se descubrió que tenía una serie de…alteraciones que…eran bastante propias de la evolución de una enfermedad del sistema nervioso central que yo jamás supe lo que era. Ese enfermo tenía un incremento de células en el líquido encéfalo- raquídeo  y un dolor de cabeza que aparecía y desaparecía como si fuera una jaqueca.

Después de una gran lucha en la búsqueda de la causa (él se hizo N exámenes y todo estaba normal, pero aquello no pasaba de ninguna forma) y de conferenciar con algunos colegas, especialmente con un colega del Sta. Maria, que era el dr. João de Sá, que había tenido unos enfermos idénticos, yo terminé por decidir hacer un tratamiento bastante agresivo, un Citostático, que me fue difícil comenzar, porque él era un hombre joven y yo no iba…tenía miedo de dañarlo, entiende?

Fernando Alves: Cual era el grado de agresividad…en qué consistía esa agresividad del medicamento?

Manuela Crespo: Los citostáticos son medicamentos que nosotros usamos en el tratamiento del cáncer, que tienen efectos secundarios que pueden ser graves, sabe?... principalmente a largo plazo pueden aumentar el riesgo de nuevos…de neoplasias y tumores en otros órganos.

Fernando Alves: Pero no hesito…?

Manuela Crespo: Hesite mucho. Hesite mucho, pero, es decir, no tenía otra alternativa, por consiguiente terminé por hacerle el tratamiento…y él quedó bien! Fue fantástico! Pero aun hoy, pasado este tiempo, sigo sin saber que enfermedad fue esa que él tuvo.

Fernando Alves: Sabe cómo lo curó  pero no sabe porque lo curó?

Manuela Crespo: Exacto. Nosotros a veces tenemos que tomar decisiones. Obviamente es mucho mejor tomar decisiones de tratamiento cuando tenemos un diagnóstico definitivo. Cuando no lo tenemos, a veces tenemos que tomar decisiones…porque no podemos dejar que los enfermos mueran, solo porque no hacemos un diagnóstico; tenemos otros caminos, cierto? Puede ser una enfermedad inflamatoria…una enfermedad infecciosa…una enfermedad neoplásica…tomamos el camino de aquella enfermedad sin tener un diagnostico definido con exactitud.

Fernando Alves: Hace algunos días, leí una noticia con datos de 2010, que aseguraban que uno en cada cuatro niños que llegan a la consulta de neurología infantil del Sta. Maria, sufre de dolores de cabeza. Manuela Crespo no es neuróloga infantil, pero confirma que casi todo comienza por un dolor de cabeza.

Manuela Crespo: Actualmente casi todos…cómo decir?...70% de la población sufre de dolores de cabeza frecuentes. Cuanto más ansiosas y tensas están las personas, mayor es la frecuencia de los dolores de cabeza.

Fernando Alves: Entonces el dolor de cabeza también es un síntoma de la época? De este tiempo en que vivimos?

Manuela Crespo: El dolor de cabeza de tensión muscular es un síntoma de la época en que vivimos. Yo pienso que actualmente todo el pueblo anda un poco más ansioso, más tenso y las personas que no consiguen relajar tienen tendencia a contraer grupos musculares específicos y en algunos casos los músculos alrededor del cráneo, (nosotros tenemos una capa muy fina de músculos alrededor del cráneo que cuando se pone tensa, provoca dolores de cabeza…diarios).

Fernando Alves: Entonces la expresión popular: “Esto me va traer grandes dolores de cabeza”, tiene mucho sentido.

Manuela Crespo: Todo el sentido. Yo uso mucho esas expresiones populares para explicarles a las personas lo que ellas tienen. E intento relacionar los síntomas que padecen con el estado emocional en que se encuentran. Eso es…es muy importante para los enfermos el poder entender. Es medio camino andado para la cura…el enfermo percibir porque motivo sufre de dolores de cabeza.

Fernando Alves: Y cómo es que se percibe que aquel dolor de cabeza es un pozo sin fondo?

Manuela Crespo: Nosotros tenemos reglas para separar las aguas, cierto? Por consiguiente, casi siempre hay una regla básica que es…un dolor de cabeza crónico raramente tiene un problema grave por detrás. Los dolores de cabeza que comenzaron recientemente son los que nos preocupan. Las personas que sufren de dolor de cabeza crónico, tienen una patología…desde hace años, por tanto todo lo que existe dentro de la cabeza…que provoca problemas, los provoca rápidamente.

Esto es una caja cerrada, no se expande, cierto? Por lo tanto si las personas tienen un tumor o una lesión que está creciendo...ese dolor de cabeza pasa muy pronto a otra sintomatología. Por eso los dolores de cabeza que tienen más de 6 meses no nos preocupan.

Fernando Alves: Que es lo que le preocupa? Son los dolores de cabeza que surgen de repente en una persona que nunca sufrió de dolores de cabeza?

Manuela Crespo: Por ejemplo. O los dolores de cabeza que comenzaron hace poco tiempo. Hace 15 días, un mes, principalmente los que aparecen por la mañana, son los dolores de cabeza que nos preocupan y que nos obligan a hacer una investigación más detallada del enfermo y una evaluación un poco más profunda.

A los otros dolores de cabeza, raramente les hago exámenes complementares. Creo que es mucho más importante conversar con el enfermo, entender porque es que él tiene ese dolor, saber qué es lo que hace, que es lo que lo hace ponerse tenso, como es su vida y hacer que el enfermo lo entienda. Después de eso, tentar organizar un poco su vida en función de la capacidad que tiene, para la vida que tiene.

Fernando Alves: El dolor también está muy presente en su trabajo diario?

Manuela Crespo: Ahora más, porque yo hago consultas de dolor. Ya no tengo mucho que ver con la neurología, es decir…hay una parte que sí tiene…los neurólogos tienen una parte de la consulta del dolor importante, que es un dolor neurópata. Es un dolor que…prácticamente…digamos, son más los neurólogos que tratan. Tienen más práctica con los medicamentos y…

Pero en nuestra consulta de neurología general el dolor ocupa un espacio enorme. Hay un porcentaje muy grande de enfermos que tienen dolores de cabeza y eso forma parte de mi vida cotidiana…tratar el dolor. Actualmente yo hago la misma consulta de dolor más general,  con enfermos neoplásicos, con dolores en fase terminal o no y otros con dolores óseo articulares  de todo tipo…en suma, enfermos con dolor crónico.

Nosotros tratamos el dolor como un síntoma, no tratamos la causa de la enfermedad, porque en principio el enfermo ya está diagnosticado, su enfermedad está siendo tratada lo mejor posible, pero muchas veces, a pesar de que la enfermedad está controlada, no conseguimos eliminar el dolor. Por lo tanto el dolor es tratado como una enfermedad separada. Es decir, actualmente nosotros sabemos que el dolor crónico termina por volverse independiente de la causa…

Fernando Alves: enfermedad en si misma…

Manuela Crespo: Exacto. Pasa a ser una enfermedad autónoma. Si no es tratada, se vuelve crónica. Por consiguiente es importante tratar el dolor y prevenir la transición para la fase crónica. Y es ese mi trabajo en la consulta de dolor, donde yo uso los medicamentos más potentes que existen, para tratar el dolor, los OPIOIDES, que es un área para la cual nunca fui entrenada mientras neuróloga. Es un área a la que me dediqué ahora, recientemente y estoy involucrada con un grupo multidisciplinar que incluye dos anestesiólogos, un internista y una enfermera y hacemos una consulta de dolor (los cinco) que es muy interesante, porque interactuamos mucho los unos con los otros y estamos haciendo cosas nuevas…todos juntos.

Fernando Alves: Pero en su día a día ud. trata sobre todo del dolor más hondo, de la desolación que ese dolor provoca. Es un dolor silencioso que ataca al enfermo y a su familia y el grupo de amigos.

Manuela Crespo: A veces el dolor es más devastador para la familia que para el mismo enfermo. Por ejemplo, en la demencia de Alzheimer que es una…una situación paradigmática del enfermo que va perdiendo las capacidades y que se va deteriorando, pero al mismo tiempo pierde la consciencia de ello; por lo tanto como tiene defecto de memoria, muchas veces no se da cuenta de lo que le está sucediendo, porque siempre se le olvida. Llega un momento en que pierde la conciencia total y quien sufre más, es realmente la familia.

Las familias pasan por verdaderos tormentos intentando confortar a estos enfermos. Ese es el verdadero dolor del alma…el enfermo que se olvida de forma patológica no se acuerda que se olvida…para él todo está bien. Los enfermos de demencia de Alzheimer tienen periodos de lucidez en que se deprimen, pero la mayor parte del tiempo están bien, porque ya perdieron la conciencia de lo que les pasa, no tienen capacidad de percibir su propio deterioro.

Fernando Alves: La perra Pepa queda en silencio mientras la neuróloga Manuela Crespo habla del dolor, más o menos silencioso de los adultos que entran en su consultorio. Es otro, el modo como Manuela se ocupa de los niños. Pepa ahora se acerca más a la mesa, porque Manuela Crespo empieza a hojear los libros que escribió e ilustró. La doctora que se receto a si misma el estudio de la historia del arte, entra en escena.

Manuela Crespo: Yo siempre sentí atracción por el arte. Y los libros infantiles surgieron a través de la pintura. Primero me interesé por la pintura, por la historia del arte, hice algunos cursos de historia del arte en la “Sociedade Nacional de Belas Artes”, después me inscribí  en un curso de diseño. Mientras iba trabajando en diseño (y aquello es un curso que a pesar de ser una o dos veces por semana en horario pos laboral, es bastante intensivo, porque los profesores nos exigen casi un profesionalismo, con trabajos para la casa en que vamos desarrollando un lenguaje individual) yo en dado momento de mi recorrido, entendí que mi pintura se adaptaba muy bien a la ilustración infantil.

Por consiguiente comencé a sentir algún deseo y al mismo tiempo a estudiar los trabajos de los ilustradores portugueses, que nosotros tenemos ilustradores muy buenos, tenemos mucha calidad en cuestión de ilustración, principalmente ilustración infantil y comencé a entusiasmarme con la ilustración infantil. Por lo tanto mi camino no tuvo mucho que ver con los niños pero si con el arte en sí.

Fue el camino que  creé en mi arte. Y conforme fui desarrollando esa tendencia para la ilustración infantil, porque mi pintura es muy colorida, yo soy muy…(sistematizo un poco las formas, no soy muy aficionada al detalle, me gusta más inventar que copiar; diseño a ojo: Creo que no tengo mano para el diseño a ojo), lo que si hago bien es… después de aquello que aprendí, que me permite construir, por ejemplo…una imagen de una persona, transformar eso en un mundo de fantasía.

Fernando Alves: El encanto por el mundo de la fantasía, explica el motivo por el cual Manuela Crespo habla con entusiasmo de los 4 libros que escribió e ilustró. En uno de ellos, el “O Abecedário dos Nomes”, hay 80 historias de niños (algunos de ellos enfermos) por orden alfabética.

Manuela Crespo: Para que los niños pudiesen elegir una historia con su nombre, que es algo que a todos les gusta hacer y muchas de estas historias son sobre niños que tuvieron problemas de salud. Algunos que tenían por ejemplo…que no conseguían comer, que tenían un nudo en el estómago y solo se…curaban cuando iban al médico…que les deshacía el nudo y después ellos comían tanto que ya no cabían en la historia.

Fernando Alves: Pero ese nudo en el estómago es solo un hacer de cuenta, es solo imaginación o se deshace con recetas médicas?

Manuela Crespo: Es solo imaginación. Pura fantasía. Como, por ejemplo, la historia que también tengo sobre el autismo. Tuve alguna preocupación en hablar sobre algunas enfermedades que los niños conocen, por ejemplo, de la escuela…de otros niños y que talvez no comprenden. Intenté explicar de una forma poética y fantasiosa lo que era el autismo.

Aquí yo inventé un niño que es Ricardo, que tenía pajaritos dentro de la cabeza y no conseguía mirar el mundo exterior, porque siempre estaba escuchando a los pajaritos e se encantaba con ellos, por eso su atención estaba toda volcada hacia adentro. Por eso, ese niño no conseguía comunicarse con los otros niños, ni jugar con ellos porque estaba siempre mirando hacia adentro. Su hermano que quería ser médico cuando fuese grande, un día resolvió investigar  lo que pasaba con su hermano y decidió acechar por sus ojos (porque los ojos son las ventanas de nuestra alma) y vio que él tenía pajaritos dentro de la cabeza. Entonces pidió a un doctor ya muy conocido que ayudase a liberar a su hermano de su enfermedad.

Fernando Alves: Pero en ningún momento la autora Manuela Crespo, usa los procedimientos o las soluciones que la médica adoptaría para aquella enfermedad.

Manuela Crespo: A veces…esto es un poco más solo para que los niños se habitúen al contacto con el mundo de las enfermedades. No es un libro sobre enfermedades. Yo no tengo historias así sobre enfermedades, pero tengo…unas…unas 7 o 8 que hablan de problemas de salud, con los cuales los niños ya tuvieron contacto, incluso talvez sin dar-se cuenta, ni pensar en ellos, pero cuando leen estas historias vuelven a pensar en ellos.

Fernando Alves: Hay dolores de cabeza?

Manuela Crespo: No me acuerdo…creo que no…creo que dolores de cabeza no. Tengo más niños con problemas…tengo una historia con defecto de memoria. Es una niña que se olvida y cuya madre también se olvida. La madre se olvida de ir a buscar a la niña a la escuela y la niña olvida el bulto y regresa a casa a buscarlo, por lo tanto es un homenaje a los enfermos de Alzheimer que tienen defecto de memoria. Existen algunas historias con las comidas, pues todos los niños tienen problemas con la alimentación, cierto?...y niños que no quieren comer…y que tienen una serie de problemas, pero por acaso creo que con dolores de cabeza no…

Fernando Alves: Manuela Crespo defiende que los libros infantiles deben tener un mensaje, pero que ese no tiene que ser moralista.

Manuela Crespo: De ninguna forma. Yo creo que la parte placentera de los libros es fundamental y si al mismo tiempo podemos transmitir algún mensaje, muy bien. Pero yo sinceramente…lo que me movió a escribir los libros fue el placer de hacerlo. Tuve un gran placer al escribir e ilustrar esos libros. Fue una…una aventura para mí. Fue una cosa nueva…un reto…y fue fantástico.

Después de una determinada fase comencé a preocuparme por transmitir algún mensaje a los niños y por hacer este puente con la medicina. Tengo muchas historias escritas que no están publicadas, porque no tengo tiempo para ilustrarlas, porque yo escribo historias muy rápido pero llevo meses para ilustrarlas.

Por tanto tengo muchas historias escritas no ilustradas…total…tengo más una o dos que están publicadas e ilustradas, pero no…aun no las compartí para su publicación. También tengo una historia escrita sobre una alegoría del cuerpo humano que sería un edificio en que…(volvemos nuevamente a la neurología)…en que, por ejemplo, el ascensor es la columna vertebral con su médula, los carros serían los nervios que nos permiten mover las piernas y los brazos, después ellos tienen dos ventanas allá arriba muy grandes que son los ojos que permiten el registro de las imágenes y pues por ahí todo puede suceder. Tenemos un salón lleno de personas que hablan, otro lleno de personas que perciben, otro que guarda la información y así por ahí adelante…

Fernando Alves: Por ahí adelante porque es una mina sin límites. Tomamos el libro más reciente de Manuela Crespo el “O Imaginão”.

Manuela Crespo: Este libro es una historia sobre la amistad. Es un tema que siempre me preocupó mucho y que en la época en que lo escribí ese tema me obcecaba. Es sobre un niño que tiene mucha imaginación y que consigue que todo lo que imagina, suceda. Él vive rodeado de reyes malos que quieren robarle aquello que él tiene, que son su imaginación y su creatividad que ellos no consiguen tener.

Este rey niño tiene una gran amiga que es una ovejita que vive con él en un cuadradito de tierra.

Los dos son muy felices, se pasan el tiempo imaginando cosas, tales como piscinas y todo lo que sea bueno. Un día él se puso a visionar esas cosas con los otros reyes alrededor de ellos. Estos reyes se llenaron de envidia y decidieron robarle la oveja. Entonces el niño recorre el mundo en busca de su amiga oveja (recorre el mundo incluye el Universo), pasa por el Universo, se vuelve amigo de las estrellas, que lo ayudan en su búsqueda (y al mismo tiempo aprovechamos para enseñar a los niños que las estrellas siempre han guiado al Hombre). Finalmente consigue llegar, con la ayuda de varios elementos que aparecen en la historia (casi siempre animales), consigue llegar y descubrir que su oveja está mezclada con todas las otras ovejas del mundo, para no ser encontrada.

Pero, con los ojos del corazón, él descubre su oveja y quedan felices otra vez.  Y los reyes malos, que intentaron castigarlo, después de descargarle una serie de plagas y…terminan por percibir que lo más importante no es la creatividad, pero si la amistad. La amistad es lo que cuenta y terminan por adoptar un patrón de vida más saludable. Esta historia tiene un mensaje para los niños que es enseñarles que la amistad es lo más importante y que ni todo lo que brilla es oro.

Fernando Alves: Ahora Manuela Crespo lee uno de los textos del libro “Abecedário dos Nomes”: “História Sem Pés Nem Cabeça”.

Manuela Crespo: “ Ana”

“Ana era un poquito distraída, siempre tenía la cabeza en otro lugar. Era lo que normalmente se dice una verdadera cabeza de viento. Olvidaba todo, porque nunca pensaba en lo que estaba haciendo. Andaba siempre en la luna. Y lo peor de todo es que la misma Ana no se acordaba que se olvidaba. La madre que era tan olvidadiza como la hija la llenaba de papelitos con mensajitos escritos, pero Ano los perdía enseguida. Un día Ana se fue a la escuela, pero olvidó el bulto y quedó castigada; tuvo que escribir 500 veces “no puedo olvidar el bulto”. Estaba tan entretenida que se le olvido volver a la casa. La madre quedó afligida, pero después se acordó de cómo su hija era olvidadiza, olvidó su preocupación y fue a buscarla a la escuela. En el camino de regreso a casa la madre se olvidó de reprender a Ana. La verdad es que ella también ya se había olvidado que ella también era olvidadiza.

Fernando Alves: Nosotros no olvidaremos esta historia, pues no, Pepa?

Transcripción y Traducción: Lúcia




Post a Comment

assange



At midday on Friday 5 February, 2016 Julian Assange, John Jones QC, Melinda Taylor, Jennifer Robinson and Baltasar Garzon will be speaking at a press conference at the Frontline Club on the decision made by the UN Working Group on Arbitrary Detention on the Assange case.

xmas





the way we live

MAN


THE ENTIRE 14:02' INTERVIEW IS AVAILABLE AT

RC



info@exopoliticsportugal.com

BJ 2 FEV


http://benjaminfulfordtranslations.blogspot.pt/


UPDATES ON THURSDAY MORNINGS

AT 08:00h UTC


By choosing to educate ourselves and to spread the word, we can and will build a brighter future.

bj


Report 26:01:2015

BRAZILIAN

CHINESE

CROATIAN

CZECK

ENGLISH

FRENCH

GREEK

GERMAN

ITALIAN

JAPANESE

PORTUGUESE

SPANISH

UPDATES ON THURSDAY MORNINGS

AT 08:00 H GMT


BENJAMIN FULFORD -- jan 19





UPDATES ON THURSDAY MORNINGS

AT 08:00 H GMT

PressTV News Videos