Labels

SUPPORT JULIAN ASSANGE

Sunday, March 13, 2016

Castellano -- RECETAS DE VIDA----MARGARIDA NETO/FERNANDO ALVES







RECETAS DE VIDA----MARGARIDA NETO

Fernando Alves: Margarida Neto es psiquiatra de la “Casa de Saúde del Telhal”, el mayor hospital psiquiátrico del país, donde es coordinadora  del  departamento de alcoholismo. Ya sea en la primera línea de acción médica, sea en los varios frentes de educación cívica de los cuales no abdica, la familia es la gran motivación de su activa actividad cívica. Desde muy joven quiso ser médica, es más, eso fue lo que siempre deseó para su vida y desde el primer día del curso de medicina, ese descubrimiento fue un placer continuo, aun cuando el estudio de la anatomía se le reveló más al estilo de las pesadillas que del deslumbramiento.

Y como fue tanteando el camino a seguir? Las elecciones en el inicio del curso? Margarida Neto admite que fue muy condicionada por los profesores que frecuentó: le gustaba la cardiología, la ortopedia, la pediatría…la psiquiatría viene más adelante. Pasa dos años en el internado general de “Caldas da Rainha” y va definiendo sus elecciones. Descubre que no tiene talento para la cirugía. Como se descubre eso?

Margarida Neto: Una vez yo estaba ayudando en una cesárea y el colega obstetra me dijo:
-Bien, para hacer eso, yo prefería estar solo.

En estos casos nosotros tenemos que tragar e percibir…que no es bien por aquí…después ellos comenzaron a pedirme cosas que exigen más paciencia, tales como hablar con las personas, escuchar a las personas, las situaciones de más soledad en horas nocturnas del hospital. En efecto, yo tenía más paciencia que los demás y después hay un episodio que es un clic para la psiquiatría…hay un caso que no es brillante, pero…yo estaba en “Sinitana” (estuve haciendo pasantía en “Sinitana”) y me pidieron que hiciese una historia clínica…toda una junta médica en términos generales…y fue mi vez de hacer la historia.


Cuando comienzo a describir el enfermo, digo que este tiene…es católico. Al final de la historia, el jefe de la junta médica me preguntó muy molesto, porque motivo yo le había preguntado al paciente su religión. Yo le dije que me parecía muy importante en la identificación, no solo el nombre, pero también la cultura del enfermo, o los valores del enfermo, las referencias del paciente, para entender la vida del mismo. Y el jefe me dice:

-Ud. no está entendiendo nada. Nosotros somos como los mecánicos de automóviles. Los carros van para los talleres y los enfermos vienen para acá.

Yo lo miré y me quedé…quedé aterrada. Yo creo que… muy adentro de mí escuché un clamor y entendí: no fue para esto que vine estudiar medicina. No quiero ser mecánico de automóviles, mecánico de órganos. Es en otras cosas que quiero ayudar a las personas y para las cuales, creo tener más talento, aunque me guste la medicina…mucho…y de suturar cabezas…y del estilo de las urgencias. Estuve en urgencias durante mucho tiempo, por eso me gusta aquel ajetreo.

Fernando Alves: Le gusta suturar cabezas…?

Margarida Neto: Me gusta…me gustaba. Ahora, ya no me gusta. El bullicio de las urgencias, la llegada de las camillas, el tener que actuar…tener que actuar rápidamente, tiene mucho que ver conmigo. Y eso aún persiste, pero de toda esa urgencia, donde yo creo que el reto está, más que en cualquier otra cosa, es en el encuentro personal con el enfermo. Y eso no es…no es en la medicina, la medicina interna o la cirugía…absolutamente no en la cirugía. Entonces, descubrí que sería en la psiquiatría.

Por lo tanto…Después se juntaron varias cosas. En esa época del internado general también hice un curso de educación sexual, planeamiento familiar, muchas cosas relacionadas con la pareja, los temas de la familia y por eso todo se fue juntando en un rompecabezas y en un dado momento cuando se puso la cuestión, yo ya quería mismo ir para psiquiatría, más que cualquier otra cosa.

Fernando Alves: y así se inicia un recorrido en el cual a todo momento se cruzan la acción médica con la intervención cívica. El concepto de urgencia, la idea de familia, la idea de servicio, la disponibilidad para los demás.

Margarida Neto: imagino que está pensando donde fue que todo esto comenzó, cierto? Creo que comenzó con mi padre. Tengo a mi padre con 91 años, que siempre se presentó como funcionario público. Hace muy poco tiempo fuimos al médico de familia e este le preguntó, que era lo que el…es decir…cual, era su profesión y el respondió que “era” funcionario público. Volvió a decir funcionario público sin nada más, sin cargo alguno. Y esta idea del funcionario público al servicio…en la comunidad en que vivimos, con respeto por las cosas públicas y por el servicio a los ciudadanos, creo que fue lo que me marcó para siempre. 

Después en la adolescencia fui…estuve en la “Associação das Guias de Portugal” en paralelo con los “boy-scouts”, solo para muchachas, fui dirigente, comisionada, e incluso, casi fui presidente. Y por allá…desde entonces…desde los 15, 16 años, fue así como viví la adolescencia. Siempre con la idea de que es necesario dejar el mundo un poquito mejor de cómo lo encontramos. Yo creo que eso ha sido como una marca personal y quienes me conocen saben que es así. Esto sin arrogancia alguna, no lo digo por arrogancia…es decir…lo digo incluso, como una exigencia hacia mí misma, fui educada para ser así, por lo tanto debo en verdad, poner los talentos que pueda tener, al servicio de los demás y me siento mal cuando no lo puedo hacer.

Fernando Alves: La intervención social de Margarida Neto es muy marcada por sus convicciones religiosas, pero la psiquiatra rehúsa todo y cualquier enfoque confesional. Hoy no preguntaría…hoy no pregunta a ningún paciente por su orientación religiosa.

Margarida Neto: No, no, no, ahora, ya  no pregunto. Ya no necesito preguntar. Si acaso son ellos los que me preguntan a mí. No?! No y si! Es decir, creo que es importante la cuestión de la religión, o las referencias culturales, o los valores que las personas tienen; es esencial en una terapia o en un acompañamiento de un enfermo.

Fernando Alves: Es importante en qué sentido?

Margarida Neto: Porque los suportes, los valores, lo que es importante, las prioridades en la vida de una persona, (y yo soy psiquiatra, por lo tanto, estoy al tanto de eso) el tipo de sufrimiento que la persona tiene, está conectado con la coherencia de su vida. Si se está viviendo de acuerdo con lo que se había pensado, soñado para su vida, o si se está cerca o lejos de ese sueño de vida; eso es muy importante.

Fernando Alves: En que puede ser importante?

Margarida Neto: Tener fe, sin importar en que religión sea, hace una diferencia entre las personas.

Fernando Alves: No basta con  tener fe en la ciencia, tener fe en el médico a quien me dirijo para que me resuelva el problema?

Margarida Neto: Yo no le llamo fe a eso. A eso yo llamo confianza. Digo, creer. Y  la medicina y la psiquiatría y muchas de las cosas que yo hago en mi actividad, si no existe confianza en la relación médico enfermo, son perdidas. Incluso las medicinas que nosotros damos en psiquiatría, son de una gran subjetividad, pueden tener un efecto placebo grande y por lo tanto, yo aprendí con mis colegas mayores y con la práctica clínica, que no son solamente las medicinas que damos, pero es también, (una expresión muy bonita) “la mano que da la medicina”. La mano que da la medicina también cura o ayuda a curar. Esto tiene que ver con la confianza, con respeto por el médico…del médico por el enfermo y del enfermo por el médico…yo no le llamo a esto fe. Yo le llamo fe, a otra cosa.

Fernando Alves: Una cuestión suya, o una cuestión del paciente…pueden o no, venir a la superficie en un dado momento de la relación?

Margarida Neto: No así de inmediato, pero en una relación que mantenemos con alguien a quien acompañamos durante años, la cuestión de creer en el sentido de la vida, en lo que hay más allá de la muerte, lo que es perder a alguien, la forma de hacer el luto, la esperanza que se tiene de reencontrarse algún día, el sentido de las cosas que hacemos, el bien y el mal, esto tiene que ver con la cultura del enfermo, no solo…de la persona, (eliminando la palabra enfermo para no cargar en la enfermedad) pero mi vida es fundamentalmente encontrar mucha gente en los día a día de todos los días.

Fernando Alves: Y esa condición religiosa o no, del enfermo puede incrementar o disminuir el peso de aquella enfermedad específica?

Margarida Neto: Si. Cuando se habla en el sentido del sufrimiento, en el sentido del dolor, la resignación. Estoy hablando de varios dolores. Yo soy psiquiatra. Una de las razones por las cuales estudié psiquiatría, (ahora se me olvidó, creo que voy a rehacer el nudo si no le importa) es que el dolor que más me preocupa, que más me inquieta, que más tira de mí, en  el sentido de intentar ayudar a alguien es el dolor psicológico. No es el dolor de cabeza. El dolor de cabeza puede ser muy difícil pero es más fácil de curar. Con un analgésico tratamos un dolor de cabeza, excepto si ese dolor es la expresión de otro sufrimiento y muchas veces lo es, del cansancio psicológico.

Por lo tanto el dolor que me empuja hacia mi actividad diaria es el dolor psicológico, es el sufrimiento. Y el sentido de ese sufrimiento con personas con fe, que son capaces, incluso de rezar, es diferente de aquel que no cree. Esto no se llama resignación, se llama tomar el dolor y transformarlo.

Fernando Alves: Pues…ya sea en el “Telhal” o en el consultorio de Margarida Neto, donde conversamos, el dolor humano toca la puerta, entra y se sienta, todos los días. Podemos pensar que un psiquiatra ya vio todo en ese aspecto, pero por más experimentado que sea, el psiquiatra se expone todo el tiempo al choque inesperado y perturbador de la más sorprendente expresión de dolor humana. Un choque siempre violento.

Margarida Neto: Es tan violento como encantador. O sea, no existen enfermedades, solo existen enfermos. E por lo tanto yo trabajo en un hospital con aproximadamente 500 enfermos mentales…500 enfermos mentales…y hablo con ellos todos los días en la calle, en el bar, en las unidades y por lo tanto, hay expresiones que probablemente cada vez me afligen menos, porque hay una rutina del día a día y pasamos a enfrentar los delirios y alucinaciones con más, no diré con frialdad, pero con más capacidad de encaje, cierto?

Y están los otros sufrimientos de los enfermos que vienen a la consulta externa y que son…y que yo atiendo aquí en el consultorio y que son otro tipo de sufrimiento, cierto? Que son las cosas más…que podríamos decir más comunes, pero que son el sufrimiento del día a día…el sufrimiento cotidiano.

Fernando Alves: Y así como hay pobreza avergonzada, también hay sufrimiento escondido?

Margarida Neto: Hay, realmente, mucho sufrimiento escondido. La depresión es escondida. Algunas personas creen que tener una depresión es un lujo. Y es muy difícil para ellos,  (porque el dolor físico es más fácil de mostrar) para mucha gente es muchas veces, muy difícil mostrar el sufrimiento psicológico. Que no están bien…que están cansados de la vida…que los hijos…es difícil aguantar a los hijos y al marido. Vivir un cotidiano frustrante, y las personas están muy agotadas, especialmente las mujeres.

Me preguntó si me sorprendía: Si! Y quiero sorprenderme todos los días. Perder la capacidad de sorpresa es vivir como un robot, como si nada más fuera capaz de sorprendernos ni siquiera de encantarnos. Porque a mí también me gusta sorprender por el encantamiento de tantas historias que los enfermos cuentan, que me hacen pensar, que me hacen revisar, que me confrontan con mi propia vida. Y esto es lo que es un sentir muy profundo. Esto forma parte del privilegio de ser psiquiatra.

Fernando Alves: Pero yo me refiero a la sorpresa que es un golpe en el estómago del psiquiatra.

Margarida Neto: Mire…una de las…la primera dificultad: que los enfermos vayan a la consulta. Los enfermos están a ir menos a la consulta, porque es cada vez más difícil el acceso. Por lo tanto la falta de los pacientes también me inquieta mucho.

Fernando Alves: Eso es por la crisis…

Margarida Neto: Por la crisis, sí. En la psiquiatría yo soy, especialmente, una alcohologista, una jefe, otra jefe, por lo tanto coordino el departamento de alcoholismo, o sea, gran parte de mi día es tratar y acompañar enfermos e familiares de dependientes del alcohol, lo ve? Es difícil tratar un enfermo alcohólico, porque la motivación es débil. Porque a pesar de que se sienten motivados, la debilidad por el alcohol es muy grande.

Porque están prisioneros de un tóxico, porque aprisionan a sus familias en esta adicción, porque pierden el trabajo, porque enferman gravemente, porque manejan ebrios y colocan sus vidas y las de los demás en riesgo. Es una actividad (la palabra sorprendente es suya), es una actividad dura, agotadora y en la que debo tener una gran capacidad de frustración, porque la dependencia del alcohol, hace que la mayoría de los enfermos sufran recaídas muchas veces. Por lo tanto es trabajar la esperanza de que ellos van quedar bien, todos los días, la confianza de que van quedar bien. Pero la batalla, es decir, es una lucha diaria contra la tentación en la que ellos están envueltos e sus familias también. Y como si no bastase, hay días de consulta muy difíciles, porque casi todos tuvieron una recaída, pero yo me sigo centrando en el que quedó bien.

Aquel que está bien, que ahora es abstemio, que reconstruyó su vida (yo siempre digo esto), ese enfermo me sirve de aliento para enfrentar los otros 10 que están mal. Y no es porque yo sea una profesional mediocre, es porque esa enfermedad es así mismo. Y yo ahí no tengo ningún truco de magia, no tengo ninguna técnica especial; tengo buenos resultados en el servicio que coordino, pero sé que soy impotente delante de muchos otros.

Por lo tanto nosotros también tenemos que tener aquí una gran capacidad de humildad, que es el “yo no puedo” en psiquiatría. Por eso es tan distinto de un cirujano que abre la barriga, saca la vesícula y coloca otro órgano para substituirla. Yo solo tengo mi humanidad, algunas técnicas de como relacionarme con el enfermo e después una…un encuentro con aquella dificultad…yo lucho mucho con los pacientes, yo nunca desisto de los enfermos.

Fernando Alves: Ud. dijo que hay una reducción de las idas a la consulta de alcoholismo, lo que constituye una paradoja, debido al aumento del consumo, confirmado  en los últimos números de la “Sociedade Portuguesa de Alcoologia”

Margarida Neto: Es un dato que se sabe hasta de los Centros de Salud. Las personas van…y en los hospitales también…las personas están a ir menos a las consultas. Tienen que pagar una gran (“Taxa Moderadora”) tarifa, pero sobretodo tienen dificultades en el transporte. Por eso…o tienen “passe” (tarifa de transporte subsidiado por el gobierno)…si no tienen “passe” es muy difícil. El transporte para ir a las consultas cuesta mucho dinero para quien tiene poco. Por lo tanto los hospitales atienden menos personas, los centros también y el “Telhal” también. Eso es un hecho.

En relación al consumo de alcohol, siempre en las épocas de crisis las personas toman más. Un enfermo alcohólico desesperado, un desempleado sin posibilidad financiera para responder a las responsabilidades familiares, se va a los bares para ahogar sus preocupaciones y toma y toma y toma.

Fernando Alves: Toma para olvidar, como dice el dicho popular. Es literal.

Margarida Neto: Completamente literal. Todos los días escucho esa frase. Pero, porque es que ud. toma? Que tiene de bueno el alcohol?” Lo bueno del alcohol es que hace olvidar. Por algún tiempo no mato la cabeza, no me acuerdo de nada; lo peor viene después. Porque después las cosas parecen más vivas y siguen allí, todas. Que puedo hacer? Tomo más!”

Fernando Alves: toman para olvidar, no solo porque se sumergen en esa especie de neblina, pero porque el alcohol afecta realmente la memoria.

Margarida Neto: Afecta la memoria. Cuando se lo toma de una forma crónica, el va matando las neuronas y por lo tanto hay una alteración muy profunda del sistema nervioso central del cerebro. Forman lesiones orgánicas irreversibles y por eso las alteraciones de la memoria son características del alcohol.

Ahora, nosotros vivimos en un país vinicultor, con una cultura agrícola importante en relación con el alcohol, pero no necesitamos tomarlo todo, cierto? Lo que se necesita es exportarlo. Y a propósito, aprovecho para referirme a esta ley totalmente incoherente, que es la nueva ley del alcohol. Divide el alcohol en dos: el alcohol que se puede tomar a los 16 años e aquel que se puede tomar a los 18. No hay ninguna comprobación científica en relación a eso y es claramente una claudicación a los intereses económicos vigentes.

La cerveza, los intereses de la cerveza, vencieron la sensatez y la lucha contra el abuso y la dependencia del alcohol. Los jóvenes pueden tomar cerveza. No pueden consumir otra cosa, pero desde los 16 a los 18 años pueden tomar. Esto es un contrasentido y yo estoy muy disgustada con esta cuestión.

Nosotros dijimos que el consumo del alcohol a partir de los 18 años era la etapa correcta, como en muchos otros países y como lo defiende la evidencia científica también, pero cuando dijimos eso, se nos fue dicho que iba ser difícil. Por lo tanto ya se anunciaba que los intereses económicos relacionados con la cerveza, iban dificultar esa decisión. Y por eso quedo así; el alcohol dividido en dos: uno que puede ser tomado a los 16 y otro que puede serlo a los 18.

Fernando Alves: Y los jóvenes que en el vértigo de los “shots” caen en coma alcohólico y van parar a las urgencias de los hospitales?

Margarida Neto: Esos jóvenes que toman para llenar la cabeza, para matar la cabeza, llenar la cabeza, muy intensamente en una noche, (es el “binge drinking”, que es tomar varias bebidas una tras otra) algunos de ellos se volverán enfermos alcohólicos  y yo voy a tenerlos más adelante.

Fernando Alves: Cuanto a los que tocan la puerta de su consultorio en el “Telhal”, la psiquiatra Margarida Neto, retiene, entre las señales más perturbadoras, aquellas que son sintomáticas de una acentuada degradación física.

Margarida Neto: Cuando el enfermo llega flaco, en plena deficiencia, sin comer, (porque el alcohol quita el apetito) con cirrosis hepáticas, con várices esofágicas, sangrando muy rápidamente y estando en el límite de la vida o en el umbral de la muerte, esas personas por las cuales ya nadie da nada por ellas, (porque yo trabajo en el final de la línea)…por lo tanto yo trabajo en el hospital “Instituto S. João De Deus”,  en el sector social, muchas veces con enfermos que el sector público ya rechazó.

Y todos estos que llegan allá de este modo y consiguen recomenzar un camino, son los enfermos que me enseñan cosas, sabe? Nosotros no podemos quitarle la esperanza a nadie. Y una mirada de esperanza sobre un enfermo que se presenta muy mal, comienza a contagiarlo de un efecto positivo. Los borrachos son mal vistos, son mirados con burla. La gente se puede reír de un borracho, pero después, no los saca de la calle. Muchos de mis pacientes son esos, los de la calle.

Fernando Alves: Y ud. puede reír con ellos?

Margarida Neto: La risa, la alegría es parte del tratamiento. Como lo es el disgusto, como el: “hey, oiga…escuche lo que le estoy diciendo…no se distraiga…no se aparte de lo que es importante”. Son tantas cosas que suceden en la relación médico-paciente. Por eso cuando un enfermo de estos que viene en silla de ruedas, que no siente el piso, que viene de la calle, un sin-abrigo, que ya no tiene a nadie y nosotros recomenzamos; Este recomenzar.

Nosotros vamos viendo aquella persona que realmente, nunca perdió la dignidad,( no para mí por lo menos, ni para la institución en la que trabajo, pues luchamos por eso, cierto?), en la mayor de las miserias y hay un hombre, un ser humano. Un enfermo que queda bien, que va progresando y deja de tomar y reconstruye su vida; gracias a Dios yo tengo muchos pacientes así. Y tengo también muchos que no quedaron así, que murieron.

Tuve un paciente, (voy contar esta historia) un enfermo muy difícil, (esta es una historia muy triste). Un enfermo difícil, con varios internamientos, una vez incluso asaltó la enfermería para intentar encontrar algún remedio, pero finalmente cuando ya nadie daba nada por el, el quedo bien. Quedo bien, reconstruyó su vida, consiguió una novia enfermera y se fue a pasear por “Algarve”. En el camino quiso comprar cigarros, paró el carro, abrió la puerta y fue arrollado por un conductor ebrio.

Yo cuento esta historia muchas veces. Pienso que es…que aquella persona (no voy decir el nombre) tuvo apenas unos tres o cuatro meses de felicidad e después murió, porque otro enfermo lo arrolló…un…una persona que había tomado alcohol. Es una…es un desatino del destino.

Fernando Alves: Una historia triste contada por quien está habituado a trabajar en situaciones límite.

Margarida Neto: Yo trabajo en aquel fin de línea en que las mujeres normalmente llegan allá y dicen: “lo dejo aquí, o el alcohol o yo. El tiene que decidir entre el alcohol, o sus hijos y yo. Es la última oportunidad que le doy”. Yo vivo esto todos los días.

Fernando Alves: Y cual, es el desenlace más frecuente en esas situaciones?

Margarida Neto: muchas veces estas mujeres son ayudadas a mantener esa actitud, porque es muy importante que los enfermos entiendan lo que pierden. Nadie se trata, nadie cambia un hábito de esta envergadura, (que es la prisión del alcohol) sin percibir que puede perderlo todo.

Y muchas veces es preciso perder para reencontrar, no es? Es a lo que llamamos llegar al fondo del pozo. Esto es una da las “crueldades” de tratar un enfermo alcohólico. Muchas veces tenemos que hacer caminatas en el sentido de percibir que el va entrar en el fondo del pozo; pero probablemente tiene que entrar para poder salir de allá. Esto es válido tanto para los enfermos como para las familias.

Fernando Alves: Las familias están en el centro del trabajo cívico de Margarida Neto, incluso en el plano de acción política en cargos institucionales que desempeñó.
Margarida Neto: Yo siempre digo que cuando las “Torres Gemelas” se derrumbaron y fueron a ver las llamadas que las personas hicieron en ese momento en que percibieron que iban a morir, no llamaron para el jefe, ni para el gerente de sus cuentas bancarias. Llamaron a sus familias para decir “te amo”,  “cuida a mis hijos”, “te amaré por siempre”…cualquier cosa que, en aquel momento, le dio sentido  a la vida pasada. Por lo tanto la familia ni es un valor…es…es adonde nosotros llegamos a la vida; nosotros llegamos a la vida normalmente en una familia y es en la familia que nos construimos como personas e aprendemos los instrumentos básicos para enfrentar la vida y después construir otra familia.

A lo largo de estos años, soy terapeuta familiar, tengo una formación en terapia de familia, en terapia conyugal y después siempre me piden muchas cosas…que hable…en charlas, conferencias sobre la familia, etc. E incluso hubo una época en la que desempeñé un cargo político, fui Coordinadora Nacional para los Asuntos de la Familia, entre 2003 e 2005, en la época del gobierno de Durão Barroso.

Y la cuestión que siempre me pongo, que me he puesto siempre es: cómo es que lo que es considerado lo más valioso e importante en nuestras vidas, la preocupación mayor de nuestro cotidiano, que es salir de casa y llegar a casa y cuidar de los que están allá, como es que la política no trata de esto también? O, porque es que la política no se interesa también por esto?

Fernando Alves: La política no se interesa por eso?

Margarida Neto: Los políticos no ponen a las familias en sus programas, es muy raro que lo coloquen, o entonces lo ponen en unos márgenes muy chiquitos para tener algunos votos de algunas personas.

Fernando Alves: En la parte tributaria, sí.

Margarida Neto: La parte fiscal es casi toda contra la familia. Pero en nuestra práctica cotidiana de los Municipios que es una…he estado haciendo formación en los Municipios. Hay tantas prácticas que pueden hacer la diferencia entre lo que es la realidad de la vida de las personas. Por lo tanto o la política es hecha para la realidad de lo cotidiano, para una pareja que vive junto, que se casa, que tiene hijos pequeños, que los lleva a la escuela, que crecen.

Hay un ciclo de vida que es nuestra vida cotidiana y si la política solo piensa en la economía y en las finanzas, se aparta totalmente de la vida real de las personas. Por eso debemos realmente hablar más de políticas públicas para la familia, que no trate de substituir a la familia, pero que trate de ayudar a las familias a desempeñar sus tareas.

Fernando Alves: La bandera de la familia fue una de las que Margarida Neto alzó en las campañas del MEP de que fue dirigente.

Margarida Neto: Nosotros intentamos liberarnos de la clásica discusión de Derecho-Izquierda, sin ignorar que existe una derecha y una izquierda, pero posicionándonos en el centro, con algunas ideas mixtas…conservando algunos valores…y los de la familia son muy importantes…pero al mismo tiempo también con ideas muy claras sobre justicia social, sobre unión, sobre no dejar a nadie afuera.

En esta visión, la visión del Movimiento de Esperanza  Portugal, fue siempre la de que nosotros debíamos tener una visión familio-céntrica y por lo tanto, intentando que las políticas fuesen construidas en favor de la familia e teniendo como especial preocupación, (la crisis ya se avecinaba y ya se vivía) que la solidaridad tuviese a la familia como respuesta.

Fernando Alves: Y sobre el trabajo en el Observatorio al que pertenece junto a las autoridades municipales, exceptuando aquellas que define como autoridades familiarmente responsables, estamos en una fase en que los municipios comparten experiencias?

Margarida Neto: Intercambiando ideas y prácticas sobre la familia, que va desde la tarifa familiar del agua a la tarjeta de familia para los transportes, hasta el disfrutar de la cultura, del deporte en conjunto, hasta la práctica de la natalidad, del aumento de la natalidad, a las cuestiones de la formación familiar, las cuestiones de la formación parental, las cuestiones de apoyo a las situaciones de vulnerabilidad social.

Por lo tanto hay aquí una diferencia muy grande entre las políticas de familia, (no son políticas asistenciales) pues estas son para las familias en situación de vulnerabilidad y riesgo, por la pobreza, por el desempleo, por la falta de habitación, por situaciones difíciles.

Las políticas de familia son para todas las familias; todas las familias necesitan  políticas apropiadas. Después, dentro de estas, hay políticas para las familias más necesitadas. Por eso ha sido muy interesante este caminar por el país. Estuve hace poco en Vila de Rei, ahora en Póvoa de Lanhoso y esencialmente las personas, (dimos alguna información sobre lo que son estas políticas de aproximación, porque los Municipios tienen esta suerte de estar cerca de las personas, son políticas mucho más humanas, con rostro, es el sr. Silva, el sr. Antonio del final de la calle), las personas saben lo que están haciendo.

Y una cosa…una cosa muy interesante es que es al contrario. A veces podemos pensar que el poder central influencia los Municipios, pero yo creo que los Municipios pueden influenciar el poder central. La calidad de lo que se hace, la cercanía, aquello que es efectivo y que es transformador para la vida de las familias, puede contagiar el poder central. De ahí el haber políticas públicas más centrales de diferente aspecto. Nosotros elegimos: tener un gobierno amigo de la familia, un Municipio amigo de la familia, un trabajo amigo de la familia, una empresa amiga de la familia, con responsabilidad social y familiar o vivir peor, cierto?

Fernando Alves: Otro campo de intervención cívica de la psiquiatra Margarida Neto, los GEPE, “Grupo de Entreajuda à Procura de Emprego”.

Margarida Neto: Son grupos de desempleados, que están dispersos por el país. Esa ha sido una experiencia extraordinaria; desde Abril que animo a uno de estos grupos. Tienen 10, 8  o 10 desempleados cuyo objetivo es…es un grupo de entreayuda y no necesito ser psiquiatra para estar en el; lo que necesito es tener algunas condiciones de hacer que las personas hablen.

Y las personas no faltan a este grupo. Consideran que es un momento crucial de la semana. Llegan al grupo, dicen lo que les está sucediendo en sus vidas, sus dificultades, o lo que encontraron, a que entrevistas fueron, como están sus vidas. Y hay un objetivo muy interesante en el GEPE, que es que cada elemento del GEPE busca trabajo para los otros. Por lo tanto hay varias profesiones…

Fernando Alves: El que está desempleado busca trabajo para los otros?

Margarida Neto: No, no. El que está desempleado, deja de mirar solo para sí mismo en su búsqueda de trabajo y amplía su horizonte, buscando también lo que los otros precisan. Esto es lo que se llama entreayuda. Por lo tanto hay una entreayuda en lo cotidianos; las personas se sienten acompañadas por aquellos que tienen el mismo problema que ellas. Y hay realmente una entreayuda en la…al hacer el currículum, la carta de presentación, detalles, como por ejemplo, como se debe ir vestido a una entrevista, lo que una ya hizo, a que sitios de formación ha ido, que otros cursos necesita hacer…etc.

Fernando Alves: Y eso ha resultado, no solo a niveles de auto-estima?

Margarida Neto: En mi grupo, desde Abril, más de 10 personas ya consiguieron empleo debido a esta entreayuda. Evidentemente que el hecho de que se sienten acompañadas, menos solas en casa, con el objetivo de salir y encontrar un grupo de personas que pasa por su misma situación, hace que las personas no desanimen.

Fernando Alves: También la memoria no desanimó. 20 años después de haber llegado a las aguas de Timor a bordo del “Lusitana Expresso”, Margarida Neto, regresó a Dili.

Margarida Neto: Me gusta mucho que al final de nuestra conversación exista aquí la marca del “Lusitana Expresso”. Hace 20 años fui en ese barco, envuelta por una idea casi romántica de contribuir para que el mundo despertase a la cuestión de Timor. Para mí siempre fue dudoso que hubiera sido útil o no y 20 años después el gobierno de Timor invita algunas personas del barco…que fueron en el barco, (yo era la jefe de la junta médica) para retornar a Timor o ir a Timor. Durante estos 20 años yo ya estuve allá también haciendo una formación en relación a la familia.

Pero 20 años después el gobierno Timorense nos invitó ahora en Noviembre para finalmente ir a dejar las flores en el cementerio de Sta. Cruz. Quien me conoce sabe que el “Lusitana Expresso” es una marca en mi vida, también tiene mucho que ver conmigo, con mi amistad con Rui Marques, con el contribuir para el despertar de un problema. Contribuir no desde afuera, no sentada en un sofá, pero contribuir como ciudadana para la resolución del mismo.

Ahora cuando llegamos a Timor y vimos como los timorenses nos agradecían y decían que el “Lusitana Expresso” era parte de su Historia  y que había contribuido para que no perdiesen la esperanza; ellos que estaban abandonados por todos, por nuestros diputados, por todo el mundo e creyendo en un barco de estudiantes que a lo lejos venía con la bandera de “creemos que Timor puede ser independiente” y despertar para el sufrimiento de ese pueblo, fue en efecto absolutamente extraordinario.

Yo creo que fue ahí que percibí que una misión que había sido hecha hace 20 años había sido verdadera. Y agradezco esta posibilidad…no olvido el haber ido al cementerio;  llevábamos una corona de flores, (no era la misma de hace 20 años, por supuesto) pero fue muy conmovedor atravesar los túmulos del cementerio, (solo el  que conoce el cementerio de Sta. Cruz entiende lo que digo; aquello es una anarquía de tumbas, tenemos que subir por ellas, poner los pies ...) hasta llegar a la tumba de Sebastião Gomes y depositar la corona.

En el nombre de todos los que fueron en el barco, en el nombre de la juventud que cree, en el nombre del pueblo que se volvió independiente (y quizás el tornarse independiente sea la parte más fácil de esta historia de Timor), porque el reto que tienen ahora es el del desenvolvimiento, el de la paz; el del desenvolvimiento y la prosperidad económica y social.

Fernando Alves: Un desafío inmenso pero muy apetecido, así lo entiende la psiquiatra Margarida Neto, a quien los desafíos de intervención cívica han ayudado a prescribir las más consistentes recetas de vida.

Transcripción y Traducción : Lúcia


Post a Comment

assange



At midday on Friday 5 February, 2016 Julian Assange, John Jones QC, Melinda Taylor, Jennifer Robinson and Baltasar Garzon will be speaking at a press conference at the Frontline Club on the decision made by the UN Working Group on Arbitrary Detention on the Assange case.

xmas





the way we live

MAN


THE ENTIRE 14:02' INTERVIEW IS AVAILABLE AT

RC



info@exopoliticsportugal.com

BJ 2 FEV


http://benjaminfulfordtranslations.blogspot.pt/


UPDATES ON THURSDAY MORNINGS

AT 08:00h UTC


By choosing to educate ourselves and to spread the word, we can and will build a brighter future.

bj


Report 26:01:2015

BRAZILIAN

CHINESE

CROATIAN

CZECK

ENGLISH

FRENCH

GREEK

GERMAN

ITALIAN

JAPANESE

PORTUGUESE

SPANISH

UPDATES ON THURSDAY MORNINGS

AT 08:00 H GMT


BENJAMIN FULFORD -- jan 19





UPDATES ON THURSDAY MORNINGS

AT 08:00 H GMT

PressTV News Videos